El Real Estate se suma a la tendencia mundial de aportar desde las empresas a la sociedad y al medioambiente en su conjunto. Eidico lo hace a través de un sistema de semáforos al que llama «checklist».

Texto: Mónica Fernández – IG: @tudineroxl

El Real Estate evoluciona al ritmo de las nuevas tendencias. Hoy en día, desarrollar está lejos de solamente diseñar un proyecto atractivo para inversores y usuarios finales, y construir casas o edificios. O de planificar y ejecutar las obras con destreza y no dejar ningún detalle estético librado al azar. Hoy, el desarrollo inmobiliario va muchísimo más allá. Se trata de respetar el entorno, insertarse sin dañar el medioambiente, potenciar a las zona vecinas y ser responsables en el uso de los recursos naturales.

“La arquitectura sustentable permite concebir los proyectos urbanos de forma integral, sumando el valor del cuidado del medioambiente”, definen desde la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos de la República Argentina (CEDU). En Eidico fueron pioneros en el tema e izaron hace tiempo el estandarte de la sustentabilidad y la responsabilidad social, que “hoy en día ese es el corazón del negocio”. Así lo define Diego Lanusse, director de Sustentabilidad de Eidico.

Los 4 pilares sustentables de Eidico

Lanusse amplía. “Los negocios inmobiliarios generan un impacto inmediato en una zona, en  una tierra, en un barrio, en una comunidad porque se hacen modificaciones. Pero ese impacto tiene que lograr un equilibrio en tres dimensiones: económica, social y ambiental, que son los pilares para una sociedad sostenible. A esos tres pilares nosotros le sumamos una cuarta dimensión, la humana, porque consideramos que las personas siempre tienen que ser el centro de nuestras decisiones y acciones”. 

Checklist: cómo nace y qué contempla

Eidico busca lograr ese equilibrio en cuatro dimensiones y tener una especie de manual de procedimiento que guíe el desarrollo y la posterior puesta en marcha de los barrios. Fue así que elaboró una «checklist» para cada etapa de un barrio, dentro del Proyecto Estratégico de Sustentabilidad.

Las etapas de un barrio son las siguientes.

  • Diseño
  • Obra
  • Administración

“La checklist funciona con un sistema de semáforos que, de algún modo, nos señaliza el camino”, dice Lanusse. E inmediatamente explica de qué se trata. “Si en la checklist de obra se releva que, por ejemplo, en un proyecto, el hospital más cercano está a más de 5 km de distancia, el semáforo va a ser rojo. Y como consecuencia, tendremos que trabajar para encontrar el modo de acercar algún servicio de salud al desarrollo. Ese semáforo nos ayuda a fijar el norte, evaluar los logros e ir viendo cuáles son los criterios que hay que mejorar hacia adelante”, explica.

Qué se tiene en cuenta

Entre los ítems que enumeran las distintas checklists, figuran aspectos técnicos. Y también cuestiones que hacen al día a día de los vecinos y el personal que llega a trabajar en los barrios. Éstas serían, por ejemplo, cómo están los caminos de entrada y salida, la distancia a la parada de colectivo, zonas de recreación y centros comerciales y educativos, entre otros. Quienes estén a cargo del proyecto deberán tener en cuenta todos estos ítems al llevarlo adelante.

La checklist de la etapa de diseño, por ejemplo, pone foco sobre el uso de energía sustentable, la reducción en el consumo de agua, y la ventilación entre, otros puntos. El objetivo es hacer las viviendas más eficientes desde el punto de vista ambiental.

Generar comunidad

“Hacemos proyectos  en función de objetivos concretos. El primer objetivo es generar comunidad a partir del desarrollo de una de nuestras urbanizaciones. Para eso, trabajamos en común con los vecinos que ya habitaban en esa zona y los nuevos propietarios en proyectos concretos”.

La prueba piloto de este tipo de proyectos fue al desarrollar el Barrio Santo Tomas en Derqui. “Dentro del predio donde íbamos a hacer la urbanización funcionaba desde hacia mucho tiempo una posta sanitaria liderada por la Universidad Austral y había también una cancha de fútbol. Se hicieron reuniones con los vecinos. Y del trabajo conjunto surgió la idea de relocalizar la posta sanitaria. Y también se hizo una escuela de oficios apadrinada por la Fundación Oficios”, recuerda Lanusse.

El fin ultimo de todos los proyectos es generar comunidad -subraya el ejecutivo -entre los barrios que ya estaban en una zona y el barrio privado que llega con nuestro desarrollo. Nuestro foco está en que se genere un vínculo” finaliza.

 

También te pueden interesar

Cuál es es aporte de los desarrolladores inmobiliarios

Construir comunidad y sentido de pertenencia

Vecinos al servicio de su comunidad