Uno de los proyectos en los que está trabajando nuestro equipo de Desarrollo Comunitario es “Tu compromiso transforma”, un programa que busca apadrinar jóvenes de entre 15 a 25 años en situación de vulnerabilidad. El desafío es grande, pero las ganas de ayudar también. ¿Te sumás?

Comunidades sostenibles en Eidico

En Eidico apuntamos hacia una interacción social que vincule los proyectos inmobiliarios que desarrollamos con las comunidades que allí se crean. El objetivo principal es potenciar las bases para que el desarrollo de esas comunidades sea sostenible en el tiempo. Particularmente, buscamos lograr un vínculo entre los propietarios, las instituciones y las localidades vecinas.

Para esto contamos con un equipo de Desarrollo Comunitario, que trabaja junto a Fundación Oficios en alianza con la Fundación Dignium y la Asociación de emprendedores Inicia, en la conformación de comunidades sostenibles.

La problemática

Hoy en día, en la Argentina más del 50% de los jóvenes no termina sus estudios secundarios en tiempo y forma. 

Frente a esta realidad nos sumamos al programa de mentoreo “Tu compromiso transforma”, coordinado por la Asociación Conciencia. Este programa busca apadrinar a jóvenes de entre 15 a 25 años en situación de vulnerabilidad. El voluntariado está destinado a personas que se comprometan a dar una mano para mejorar el día a día de estos jóvenes y ayudarlos en su objetivo de insertarse en el ámbito educativo y laboral y adquirir habilidades socio-emocionales para potenciar su proyecto de vida.

Acuarela de Natalia, propietaria de Santa Lucía

Vecinos que se ponen la camiseta

Compartimos el testimonio de Natalia, propietaria de Santa Lucía (barrio de nuestro masterplan Pilar del Este) y voluntaria del programa hace 8 meses. 

Desde hace tiempo, cuenta, que tenía ganas de participar de alguna actividad social pero no sabía dónde. Cuando en abril recibió el mail de Desarrollo Comunitario invitando a los propietarios a participar del programa “Tu compromiso transforma”, se anotó sin pensarlo y así comienza esta historia.

De todos los jóvenes anotados en el programa a ella le tocó apadrinar a una chica de 18 años de “La Lonja”, que tiene el desafío de retomar y finalizar sus estudios secundarios, conseguir un trabajo digno y ocuparse de la crianza y manutención de su primer hijo, que actualmente tiene 1 año.

Nada es casual. Al momento de comenzar el programa, Natalia se entera de que va a ser madre por primera vez, ¡y de mellizos! Así que así comenzaron y siguen transcurriendo estos meses, de madre y futura madre intercambiando vivencias y determinando prioridades. Encuentros asignados por el programa y encuentros extras generados por ellas. Algunos con desánimo y otros más esperanzadores. Audios y textos de Whatsapp. Vínculos que se afianzan y se retroalimentan.

Natalia asumió un gran compromiso. Y si bien ella considera que es muy poco lo que hace, le volvemos a confirmar que su aporte es muchísimo. Que una persona en situación de vulnerabilidad reciba el apoyo, el cariño y herramientas para mejorar su calidad de vida es muy valioso.

Agradecemos a todos los propietarios y vecinos de nuestros emprendimientos, que así como Natalia participan de éste y otros programas, generando vínculos y creando comunidades sostenibles. 

Si querés participar de este u otro programa, escribinos a [email protected]

 

También te pueden interesar

Construir comunidad y sentido de pertenencia