Encontrar un familiar o amigo dispuesto a salirnos de garante para un alquiler no siempre es fácil. Los seguros de caución para alquileres, como garantías, son una alternativa cada vez más utilizada. El costo equivale en promedio a dos meses de alquiler y muchas veces se puede financiar.

 Texto: Mónica Fernández – IG: @tudineroxl

Uno de los temas que más trabas e inconvenientes genera a la hora de alquilar una propiedad son las garantías de alquiler. Por un lado, para el dueño del inmueble. Él necesita un reaseguro por si hay incumplimientos en el pago mensual de la renta, las expensas o los impuestos. Por otro lado, para el inquilino. Éste tiene que salir en busca de “favores” a familiares o amigos que quieran poner un inmueble propio como respaldo. En ese sentido, los seguros de caución para alquileres vinieron a allanar el camino.

¿De qué se trata?

El seguro de caución es un contrato de garantía que otorga una aseguradora para cubrir al propietario ante las eventuales pérdidas producidas por el incumplimiento de obligaciones del inquilino.

“Una garantía de alquiler se trata de una póliza de caución que cubre las obligaciones estipuladas en el contrato. Y es el tipo de aval más completo para ambas partes”. Así lo explica María Luz Gómez, gerente comercial del Instituto Asegurador Mercantil, una de las muchas empresas que ofrecen este producto.

¿Cómo se contrata?

“El inquilino accede a esta póliza con requisitos mínimos, como ingresos comprobables, y con la posibilidad de contar con un codeudor si su salario resultara insuficiente para  garantizar las exigencias de la operación. Este costo equivale, en nuestro caso,  a un mes y medio de renta. Y se abona con diversos medio de pago. Carece de gastos de informes y comisiones. Y se puede precalificar online”, define Gómez.

El costo varía según la compañía de seguros elegida y los “adicionales” que pueda incluir la cobertura. En promedio es el equivalente a  un contrato y medio o a dos contratos de alquiler. Algunas compañías permiten financiarlo con tarjeta de crédito.

Tendencia el alza

“En el último año, se incrementó notablemente la cantidad de visitas a nuestro sitio en busca de este tipo de soluciones para aquellos que alquilan”. Lo explica Hugo López, gerente general del Instituto Asegurador Mercantil. “No sólo aumentó la consulta por garantía de alquiler, sino también el uso del cotizador online para este seguro. Es decir, aquellos que visitan el sitio lo hacen con la determinación de acceder a esta solución y analizar sus costos”.

También la Ciudad de Buenos Aires, a través del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), lanzó el año pasado el Programa Garantía BA. Éste es un sistema propio para facilitar y reducir los costos de los alquileres dentro de la ciudad. La caución se contrata con compañías de seguro que adhieren al programa; no lo da el Gobierno de la Ciudad.  

A través de alguno de los sitios especializados en Real Estate, también puede contratarse el seguro de caución. Es el caso de Alquilando.com. Éste es “el ecosistema digital de alquileres inmobiliarios, que integra servicios de corredores, aseguradoras y bancos, para generar una experiencia innovadora en lo que es el proceso de rentar un inmueble”, explica Mauro Ayala, co-fundador y CEO de la compañía. “Con el uso de la tecnología podemos simplificar el proceso de alquiler a largo plazo y minimizar el riesgo, asegurando al propietario siempre el cobro de la renta a tiempo”.

Algunas de las empresas que ya operan con este tipo de seguros son SMG Seguros, Fianzas y Crédito, BBVA Seguros, Rio Uruguay Seguros (RUS), Provincia Seguros, Triunfo Seguros, Instituto Asegurador Mercantil, FINAERAlba Caución, entre otros.

¿Qué cobertura otorgan?

Los seguros de caución para alquileres, en general, cubren el equivalente a la renta, las expensas, los impuestos, los daños a la propiedad y los gastos jurídicos ante incumplimientos del contrato por parte del inquilino. También suelen incorporar dentro de la póliza seguro por responsabilidad civil y seguro de incendio, robo y rotura de cristales, entre otros. Cada compañía puede variar el tipo de cobertura. Por eso es importante asesorarse antes de contratar.

Las ventajas

Los expertos señalan que las ventajas de los seguros de caución o las fianzas son múltiples, tanto para inquilinos como para propietarios. Su principal atributo es la rapidez para contratar y para reclamar el pago de las deudas en caso de incumplimientos. Por eso es importante evaluar muy bien la trayectoria de la compañía de seguros a contratar.

“En un escenario de incumplimiento, una garantía propietaria es muy difícil de hacer cumplir porque la persona que salió de garante con su propiedad lo hizo para hacerle un favor a un amigo o a un pariente, no para pagar una  deuda”. Así razona Oscar Lema, de FINAER. Además agrega, “iniciar las acciones legales pertinentes es un trámite largo”.

De conseguir una garantía propietaria que sea aceptada, el inquilino se ahorra el costo del seguro de caución. Sin embargo, en muchas ocasiones, no encontrar garante demora mucho el proceso. Las propiedades que están inscriptas como bien de familia no sirven como garantía para un alquiler. Además muchas veces los propietarios piden como respaldo una propiedad dentro de Capital o Gran Buenos Aires, lo cual es un problema para quienes son del interior del país.