Texto: Diego Lanusse –  Director de RSE, RRHH y Negocios Inclusivos, EIDICO.

Cada año las economías más grandes del mundo se reúnen en la Cumbre anual del Grupo de los 20 (G20). Aquí se constituye una oportunidad única para debatir temas globales críticos. La Cumbre de este año tendrá lugar en Hamburgo, Alemania, del 7 al 8 de julio. Abordar los temas claves a nivel mundial requiere una contribución pública temprana. Es por eso que se ha abierto la participación a los diferentes actores sociales con el objetivo de dar voz a ciudadanos de las naciones del G20 mediante talleres locales.

El objetivo es crear un espacio para discutir los retos globales y desarrollar una agenda común. Es por eso que el taller se llama «Citizen Network – Llevando la voz del ciudadano al G20». El Municipio de Pilar ha sido elegido para generar estos espacios de trabajo junto a otras ciudades tales como: Boston, Nueva York, San Francisco, Toronto, Adelaida, Utrecht, Port Elizabeth, Varsovia, Berlín, Viena, Bucarest entre otras. Guillermo Lindoso, Secretario de Desarrollo Económico de Pilar, es quien está liderando el espacio de trabajo junto a su equipo.

Participamos del taller para llevar la voz de Eidico, y la voz de ciudadanos con necesidades básicas insatisfechas. Ellos que quieren participar de la discusión sobre diferentes aspectos de la agenda global que inciden en la vida diaria de nuestra sociedad.

Trabajo en conjunto

En cinco grupos de trabajo se plantearon tres preguntas disparadoras, definiéndose las necesidades, desafíos y soluciones para cada una. Se hablaron de temas profundos y estructurales. Se plantearon soluciones en torno a la educación, la integración social, el diálogo mutisectorial y el cuidado del medio ambiente. El contenido se traducirá al inglés y se mandará al G20, junto a los videos y fotos del trabajo multisectorial.

Mario, el responsable de la escuela de oficios «Reza y Trabaja» me decía cuando nos íbamos: «Todavía no caigo que en este cartelito que tengo colgado diga que somos una escuela de oficios y que encima estemos hablando de temas que irán al G20». Mario estaba en la primera reunión que hicimos en el quincho de Santo Tomás, allá por noviembre de 2013, preguntando por qué lo convocábamos. El nos había revelado un sueño: abrir una escuela de oficios junto al Padre Dino. Hoy ese sueño, además de hacerse realidad, transforma las vidas de muchas personas que pasan por sus aulas.