La Revista Apertura entrevistó a Mateo Salinas para una nota de la edición de febrero sobre lo que se espera del sector inmobiliario y de la construcción este año. Acá, la visión de Eidico y sus proyectos para 2018.

Revista Apertura (RA): ¿Hacia dónde va Eidico?

Mateo Salinas (MS): Queremos dejar de ser desarrolladores inmobiliarios para pasar a ser desarrolladores de comunidades. Nuestro ideal es la creación de grandes centros urbanos con una oferta mixta de productos: lotes, casas, edificios y comercios. Espacios que también incluyan centros comunitarios, que aporten a la calidad de vida de quienes viven en una misma zona. Nos imaginamos grandes centros integradores de la toda la comunidad, donde existan la cultura, la religión, el hogar y el comercio.

Nuestro objetivo es lograr un vínculo real entre los vecinos de los barrios privados y las comunidades preexistentes. Eso se logra articulando recursos, capacidades, necesidades y voluntades. Para ello, nos enfocamos en diferentes frentes: desarrollo de capital social, de infraestructura y educativo. A esto lo llamamos Desarrollo 360.

RA: ¿Cuáles son los principales proyectos de la empresa para 2018?

MS: En 2018 reforzaremos el trabajo que venimos encarando hace unos años desde nuestra unidad de negocios Eidico Casas. Se trata de viviendas para clase media que se puedan adquirir mediante créditos. Estamos analizando tierras en Pilar, Tigre, Escobar, Bella Vista y Canning. Ya llevamos lanzadas 1400 casas y apuntamos a ofrecer otras 1500 casas en los próximos tres años.

RA: ¿Cuáles son las proyecciones para el mercado en este año? ¿Ven una reactivación? ¿Cómo afectaron los créditos la relación entre oferta y demanda? ¿Cuáles son sus proyecciones en este sentido?

MS: El crédito fue de gran utilidad para la demanda y ha ayudado a que mucha gente logre tener su vivienda. Pero también incidió en el aumento de precios, al saturarse el mercado del usado y al no lograr financiar a la oferta.  La relación cuota-ingreso hoy no cierra, y eso genera lentitud en la reactivación.

Pienso que el déficit de vivienda aún es grande. Es necesario que los bancos puedan otorgar créditos intermedios al desarrollo y a los desarrolladores para seguir generando oferta y, así, alimentar al círculo virtuoso de la construcción: más mano de obra, más inversión en materiales e infraestructura, más contribución impositiva, etc. Somos optimistas de que esto ocurrirá en el primer trimestre. El Gobierno está haciendo esfuerzos para ello.

RA: ¿Cuáles son las principales tendencias que ven en el mercado para 2018?

MS: Todas las que refieran a la innovación en construcción y hagan foco en la sustentabilidad. Para Eidico esto viene de la mano de la industrialización y la construcción en seco. Nosotros estamos incursionando en el tema junto con Dow, con quien firmamos una alianza a principios del año pasado para buscar, diseñar y llevar adelante proyectos de construcción sustentable en la Argentina.

 RA: ¿Cuáles son los segmentos en los que ven un mayor movimiento y en qué segmentos ven un mayor potencial de crecimiento?

MS: Vemos un potencial en la clase media que, en lugar de pagar un alquiler, puede acceder a una vivienda de aproximadamente 150 mil dólares financiada con crédito.

Estamos apuntando a productos en zonas ya consolidadas, como Pilar, Tigre, Escobar, Bella Vista y Canning. No es el momento de incursionar en nuevas áreas, ya que el costo de infraestructura es muy alto y los trámites de aprobación muy largos.

RA: ¿Cuáles cree que serán las «perlitas» para invertir en en Real Estate en 2018?

MS: Los proyectos que barajamos para 2018 son un nuevo barrio náutico en Villa Nueva, un centro urbano sustentable también en Villa Nueva, un complejo de viviendas en Bella Vista y edificios en el barrio El Encuentro, en General Pacheco.

RA: Me interesaría también abordar el tema de la obra pública y privada, cómo proyectan en uno y otro sector, y el tema de los costos de construcción.

MS: Sin duda, si se produce la reactivación económica, el próximo problema va a ser la escasez de materiales: no hay capacidad instalada y la obra pública va a llevarse los materiales con prioridad. Es un tema para (pre)ocuparse ya.