Por Patricio Lanusse

No siempre tenemos claro cómo el ahorro que somos capaces de generar puede servir realmente como base para base para asegurarnos tranquilidad económica en el momento de necesitarlo. No es raro encontrarnos con personas que en lugar de ahorrar quieren «ganarle a la inflación» consumiendo productos o servicios que no comprarían en un contexto de estabilidad económica.

Llamamos ahorro a la proporción del ingreso que decidimos no gastar y que se guarda para cubrir necesidades futuras.
Para que exista, es condición necesaria tener margen para reservar una parte sin gastar y que se destina a «ahorrar». Debemos asumir el compromiso de limitar nuestros gastos y cumplirlo.
Pero el ahorro por sí solo no es suficiente. Corre el riesgo de perder poder de compra aunque nos refugiemos en una moneda fuerte.

Si queremos conservar y aumentar la capacidad de compra de nuestros ahorros, es necesario ponerlos a trabajar. A la acción de «poner a trabajar los ahorros» la definimos como inversión. Ahorrar es más fácil que invertir. Al ahorrar no asumimos riesgos, sólo debemos reservar sin gastar un porcentaje de nuestros ingresos. A la hora de invertir se requiere conocer y tener alternativas concretas de dónde y cómo aplicar nuestros ahorros y animarse a tomar la decisión de hacerlo.
Desde Eidico creemos que la solución para poder asegurarnos un buen nivel de vida para cuando llegue el momento de jubilarse, es invertir en un proyecto, con una buena base inmobiliaria, que nos resulte cómodo, que lo entendamos y que confiemos en la empresa que lo lleve a cabo.

Los jóvenes creen que estas son “preocupaciones” de los grandes, que falta mucho tiempo para pensar qué pasará con nosotros cuando dejemos de trabajar. Por un lado se equivocan al medir el tiempo, se llega mucho antes de lo que se imaginan. Pero, fundamentalmente, se sorprenderían si hicieran un sencillo análisis del potencial de un pequeño ahorro que se comienza tempranamente a invertir.

No hace falta disponer inicialmente de sumas importantes, sí ser perseverantes para alcanzar el objetivo de ser propietario de un inmueble que se valoriza y genera renta.