Por Mónica Fernández

Las mujeres representan (¡representamos!) el 40% promedio de la fuerza laboral en las empresas. Su trabajo suele ser ponderado por ser más creativas, manejar varios asuntos al mismo tiempo y trabajar en equipo. Sin embargo, la retención de ese talento no es una cuestión que se perciba como clave aún dentro de las compañías a nivel global.

De acuerdo con el informe “Cuando las mujeres progresan” (When Women Thrive), elaborado por la consultora en recursos humanos Mercer, las mujeres tienen 1.5 veces más posibilidades que los hombres de ser contratadas en niveles ejecutivos. Sin embargo, están abandonando los niveles más altos de las organizaciones 1.3 veces más que los hombres.

Muchas mujeres llegan a los mandos medios y abandonan su puesto para cuidar a los hijos durante unos 3 o 4 años. Las empresas deben entender y trabajar incorporar mecanismos  beneficios flexibles para retener a esas mujeres”, expresó Ana María Weisz, Directora de Retiro de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay Uruguay y Líder de [email protected] para LATAM. “El talento será escaso y las proyecciones de graduación se dan como curva creciente en mujeres. ¿Dejaremos ir al talento que será vital para la continuidad de nuestro negocio?”, se pregunta la experta apuntando directo a las empresas.

¿Cuál es ese “plus” de las profesionales mujeres? De acuerdo a los datos de Mercer: las mujeres poseen habilidades únicas necesarias en el mercado actual, incluida la flexibilidad y capacidad de adaptación (39% frente al 20% que indica que los hombres poseen dichas fortalezas), gestión de equipos inclusiva (43% versus 20%) e inteligencia emocional (24% versus 5%).