No son épocas para tener una propiedad “parada” sin sacarle una ganancia. La tecnología es una aliada fundamental. Se puede ofrecer y alquilar desde una app, y hasta recibir el pago por adelantado. Hay opciones para alquileres tradicionales y también para temporarios.

Los argentinos somos amantes del “ladrillo”. Cuando se puede y hay un ahorro excedente, la propiedad suele ser la opción más buscada. Ahora bien, tener una propiedad “parada” no es un negocio para nadie. Y menos en tiempos donde la economía aprieta los bolsillos.

La solución a este dilema viene allanándose de la mano de la tecnología y de la moda de alquileres temporarios, que excede las zonas turísticas clásicas. El ecosistema de oferta y demanda es de lo más variado. Se trata de turistas, profesionales que se trasladan para hacer un postrado o que llegan al país para cumplir un trabajo por un tiempo determinado (corporativo), y hasta gente que viene a pasar un tiempo con la familia, pero que quiere hospedarse en lugar propio y con ritmo de hogar y no de hotel.

Los dueños cada vez más pueden valerse de la tecnología para el alquiler, sea temporario o tradicional. Existen varias plataformas locales e internacionales, e incluso grupos cerrados en redes sociales que buscan inquilinos entre una comunidad de conocidos o referidos.

Alquileres tradicionales vs. temporarios

De acuerdo a un informe que publicó Mercado Libre Inmuebles, la forma más tradicional en alquileres sin muebles y con contratos de dos años deja una rentabilidad que oscila en el 3,5% neto (es decir, descontados los gastos) sobre el valor de la propiedad. Parecidos son los resultados del último relevamiento de ZonaProp. La rentabilidad inmobiliaria media de Ciudad de Buenos Aires se ubica en el 5,5% bruto anual (a eso hay que restarle los gastos de mantenimiento). Monserrat, Once, Constitución y Parque Patricios, los barrios con mayor rentabilidad (arriba de 6,5%). Puerto Madero, el de menor, con 3,9%

La versión temporaria, en cambio,  puede llevar ese retorno bastante más arriba: cerca del 10% neto. Claro que hay que tener en cuenta que en este caso la propiedad debe estar perfectamente equipada y con servicios a disposición del cliente (wifi, televisión por cable). El precio que se puede cobrar por día o por semana está directamente relacionado al tipo de propiedad, a la zona en la que está ubicada, a los amenities, a la seguridad, etc.

AlquilerTech

En la web, plataformas como Airbnb y  Booking son las más conocidas internacionalmente en lo que refiere a alquiler temporario autogestionado por los propietarios. En general, estos sitios son una “garantía” tanto para el propietario como para el inquilino. Facilitan el pago con tarjeta de crédito y responden ante imprevistos. Cobran por adelantado al pasajero y retienen una comisión en torno del 3% sobre cada operación. 

También, claro, van apareciendo las opciones locales. Mercado Libre tiene Mercado Libre Inmuebles, donde se puede alquilar, comprar y vender desde la página web o desde la app. Se pueden hacer anuncios gratuitos y pagos. ZonaProp también permite publicar ventas o alquileres con distintos precios según el tipo de anuncio y es utilizado tanto por particulares como por las inmobiliarias.

Eidico, por su parte, también tiene su propia plataforma: Eidicom. A través de ella, los propietarios de sus desarrollos y barrios pueden publicar anuncios para alquilar sus propiedades.

Lo nuevo

Cuando se trata de rentas tradicionales, el universo de las PropTech (la tecnología aplicada al Real Estate) suma un nuevo aliado. El año pasado se lanzó  Alquilando. ¿Qué ofrece? “Nuestro objetivo es claro: ayudar a propietarios e inquilinos con soluciones más simples y seguras para alquilar. Para ello, digitalizamos todos los procesos involucrados en los alquileres -desde la publicación del inmueble hasta la finalización del contrato- y creamos el primer ecosistema digital que integra soluciones de corredores, aseguradoras y bancos. Así, los propietarios e inquilinos encuentran las soluciones que necesitan, a un clic de distancia, en un único lugar”, explicó a Eidico Blog Victoria Simón, fundadora.

“Debido a la gran demanda recibida desde diferentes puntos del país, en 2018 nos expandimos hacia el las zonas Norte, Sur y Oeste del Gran Buenos Aires, y proyectamos llegar a nuevas ciudades próximamente”, agrega la ejecutiva.

Una de las ventajas de esta herramienta es que aporta seguridad al proceso. “El propósito de Alquilando es ampliar la seguridad y la tranquilidad que los propietarios tienen sobre sus inmuebles en alquiler. Por eso, se incorporaron soluciones financieras y de aseguradoras a medida”, explica Simón. Lo que permite hacer la aplicación es reemplazar la garantía tradicional por un seguro con compañías de primera línea. También los propietarios pueden recibir adelantado hasta un año de alquiler a tasas preferenciales de algunos de los bancos con los que el sitio tiene acuerdo.

Nuevas zonas

Además de las tradicionales zonas turísticas donde los alquileres por día o por semana siempre existieron, hoy surgen nuevos destinos muy buscados por la gente y nuevas épocas de demanda, que no se circunscriben sólo a periodos de vacaciones.

“Hubo un aumento de oferta y de búsquedas en puntos del Gran Buenos Aires, como el corredor norte desde Vicente López hasta Tigre, y también hacia el lado de Pilar. La seguridad, la cercanía al río y los accesos los convirtieron en ejes muy buscados por los turistas”, destacó en una entrevista que publicó el diario La Nación, Hernán Nucífora, gerente general de Nucifora Propiedades.

Como referencia (los precios varían según la época del año), un departamento de un ambiente (2 personas) en un barrio cerrado de Tigre cotiza en Airbnb a $1.500 la noche. Suponiendo que esté alquilado unos 20 días al mes, significa para el propietario un ingreso de $30.000. A eso habrá que descontarle el pago de expensas y servicios.

Una casa no muy grande pero con parque y pileta, dentro de una urbanización de la zona, no baja de los $6.500 diarios, lo que equivale a más de $130.000 si se la logra alquilar durante 20 días.

El mercado muta permanentemente y ofrece un sinfín de posibilidades para rentabilizar los inmuebles a quienes están atentos a descubrirlas.